SALMONETES

El salmonete tiene el cuerpo alargado y más bien aplanado, unos ojos más bien grandes que suelen ser un buen indicador para comprobar su frescura en el mercado. Su color suele ser rojizo- rosado, aunque depende del año y si es salmonete de roca o salmonete de fango.

Se pesca en el Mediterráneo y en el Atlántico, posee dos grandes barbillas largas con las que se ayuda para buscar presas y alimento en la arena y fondos en general.

Como curiosidad decir que los griegos y romanos apreciaban el salmonete por su agradable sabor. Además, lo mitificaron por su capacidad de adquirir tonalidades más fuertes e intensas a medida que se acerca el momento de su muerte.
Posee una carne muy valorada y por tanto bastante cotizada, es un pez con bastantes espinas y para limpiarlos hay que quitarles las escamas y tripas, pero es aconsejable dejarles la cabeza y si se van a hacer al horno hacerles dos cortes en el lomo.
Se aconseja cocinar los salmonetes de menor tamaño fritos, mientras que los mayores resultan exquisitos a la plancha o asados al horno con un poco de aceite de oliva o en papillote.
Los salmonetes ligan muy bien con el tomate. Buenos complementos de mezcla también son el ajo, el perejil y la albahaca.Si se desea intensificar el sabor del plato se pueden preparar los salmonetes al azafrán, a la menta o con un poco de mantequilla y limón.

RECETA

Una vez limpios los salmonetes, los salamos ligeramente y embadurnamos de aceite de oliva. Los colocamos en la plancha caliente.Cuando veas que por los lados empieza a hacerse, les das la vuelta y se tiene muy poco tiempo por este lado, casi solo para sellar. Se pueden acompañar con un picadillo de ajo y perejil muy picaditos, mezclados con aceite de oliva. Cuando sacamos nuestros pescados de la plancha los regamos con este aceite y listos para saborearlos.

VALOR NUTRICIONAL

Es un pescado semigraso de gran valor nutricional Tiene pocas proteínas pero éstas son de un gran valor biológico. Entre las vitaminas tenemos que destacar las del grupo B como son la B1,B2 y B3. Los minerales que más destacan son el fósforo, potasio, magnesio y yodo.
La abundancia de yodo que se puede encontrar en este pescado, es beneficiosa para nuestro metabolismo, regulando nuestro nivel de energía y el correcto funcionamiento de las células. Además, el yodo del salmonete, ayuda a cuidarnos por dentro, regulando nuestro colesterol. Al ser un alimento rico en yodo, también ayuda a procesar los hidratos de carbono, fortalecer el cabello, la piel y las uñas.

Imagen de BecauseBG